XII Domingo del Tiempo Ordinario

Etiquetas


CAMINEO.INFO.-


JEREMÍAS 20, 10-13

Salmo 68, 8-10. 14 y 17. 33-35

ROMANOS 5, 12-15

MATEO 10, 26-33


“¡No
tengáis miedo! ¡No tengáis miedo! ¡No tengáis miedo!”
Tres veces ha repetido Jesús hoy la misma expresión…

 

Pienso que nos hace mucho bien escuchar esta expresión…
Todos tenemos nuestras cosas, dificultades, dudas, incertezas,… y escuchar a
Jesús diciéndonos “no tengáis miedo” es
balsámico… Si lo repites, una vez y otra, y piensas que Jesús te lo dice a ti…
Es como una pomada milagrosa sobre nuestras heridas… serena el espíritu y hace
poner en Él la confianza…

 

¿Por qué Jesús les dice esto? Porque les vio, imagino, con
cara de desconcertados, temerosos… ¿Por qué este desconcierto?

 

Para
entender bien el evangelio de hoy hace falta situarlo en su contexto. Estamos en
el capítulo 10 de Mateo, versículo 26. El capítulo 10 ha empezado con la llamada
de los doce, a continuación, el envío a la misión, y, después, les anuncia las
persecuciones que sufrirán, y, finalmente, viene el texto de hoy, que es una
invitación a la confianza.

Por
tanto, el contexto es el de la evangelización. Los discípulos no veían nada
claro, esto de la evangelización…

 

Para
ellos era una cosa que no habían hecho nunca, y una cosa que no se hacía en su
tiempo, y para la cual no se sentían preparados… de aquí su cara de
desconcertados… y que Jesús les diga tres veces… “No tengáis miedo”.

 

Ahora paso a explicar brevemente las tres afirmaciones donde
dice: “no tengáis miedo”.

 

1. “No tengáis miedo a los hombres. Lo que os digo en la
oscuridad, decidlo a la luz
En la evangelización no podemos tener miedo
de los hombres, del qué dirán, del qué pensarán. ¿Cuántas veces nos callamos por
miedo? Pues, Jesús nos dice… “No tengáis
miedo”
… “que no sepan que voy a misa”… “que no sepan que me amo la Iglesia”,
“que no sepan que rezo por ellos”… Esto es tener miedo a los hombres…

 

No podemos tener miedo… Hemos de ser indiferentes a lo
que piensen de nosotros. A nosotros, sólo nos ha de preocupar lo que Dios piense
de nosotros…

 

Amar es buscar el bien de los demás. Al evangelizar estamos
buscando su bien… estamos amando. Por tanto, evangelizar es amar, y no podemos
tener miedo de amar.

 

Podemos sentir vergüenza de muchas cosas,
pero, no de hablar de Cristo y de nuestra fe…

 

2. “No tengáis miedo a los que matan el cuerpo…”. Con estas palabras Jesús nos indica la posibilidad de
que en la tarea evangelizadora se pierda la vida. Seguramente, a nosotros no nos
tocará vivir esto, pero hemos de tener un amor y un deseo de evangelizar
equivalente a dar la vida por Jesucristo. El hecho material de morir no se nos pide,
pero, sí la entrega equivalente.

 

Esta expresión “No tengáis miedo a los que matan el cuerpo…”  también nos habla de una evangelización valiente
y audaz. Me impresionan muchísimo las palabras de San Pablo, hablando de todo lo
que le ha supuesto la evangelización: 

 

“Cinco veces recibí de los
judíos cuarenta azotes menos uno. Tres veces fui azotado con varas, una vez fui
apedreado, tres veces padecí naufragio, un día y una noche pasé en los abismos;
muchas veces en viaje me vi en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros
de los de mi linaje, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros
en el desierto, peligros en el mar, peligros entre los falsos hermanos,
trabajos y fatigas en prolongadas vigilias muchas veces, en hambre y sed, en
ayunos frecuentes, en frío y desnudez”
.  

 

3. “No tengáis miedo: valéis más vosotros que muchos gorriones”. Es una llamada a la confianza. A confiar a que Él está con
nosotros y vela por nosotros. No nos deja nunca solos, y, menos cuando procuramos
evangelizar.  

 

Hoy el profeta Jeremías nos daba un ejemplo de confianza.
Ante la traición de sus propios amigos dice: “El Señor es mi fuerte defensor”. No tiene miedo, ¡sabe que Dios está
con él!.

 

A Él confiemos nuestra causa, evangelicemos desde el firme
convencimiento que Él es quien actúa en el corazón de los hombres y mujeres a los
que queremos evangelizar. 

 

Dice el final del evangelio de hoy: “A quien se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé
por él ante mi Padre que está en los cielos. Y si uno me niega ante los
hombres, yo también lo negaré ante mi Padre que está en los cielos.”

 

Nos
pasa lo mismo que a sus discípulos: era una cosa que no habían hecho nunca, y
una cosa que no se hacía en su tiempo, para la cual no se sentían preparados, y
Jesús a nosotros como a ellos nos dice… “No
tengáis miedo”.

13 DE MAYO: ¿UN DESPERTAR A LA TRASCENDENCIA?

Etiquetas

Sólo han pasado cien años desde los acontecimientos que
tuvieron lugar en Fátima, una
  parroquia
rural
  a 150 kms. de Lisboa. Cien años y
ya contamos con dos de sus vecinos que han merecido el honor de los altares:
Francisco y Jacinta. Fátima ya no es un insignificante punto en la región de
Portugal.

La santidad de los pequeños de 8 y 7  años –los últimos hijos de la familia Marto-
serán ejemplo vivo para las generaciones futuras que ayudarán a
  reflexionar (esa capacidad casi olvidada)
sobre la influencia que la educación familiar representa para
  cada miembro. Fue de labios de su madre de
donde, Francisco y Jacinta, aprendieron a rezar a Jesús y María. También su
prima Lucia, la mayor de los tres videntes,
 
recibió su primera instrucción religiosa   de su excelente madre Mª Rosa. Su casa era una
verdadera escuela de catequesis abierta
 
también para otros niños vecinos.  

Francisco era discreto, humilde y sacrificado. El  vio 
también a la Virgen pero no tuvo el privilegio de escuchar su voz, sin
embargo cree lo que su hermana y prima le contaban; fue el que tuvo más
iniciativas para rezar y
  “buscar”
mortificaciones,
  ofreciendo todo   por la conversión de los pecadores y   principalmente para consolar a Jesús. Así le
contestó a Lucia cuando, en un momento determinado ésta le preguntó: “¿Qué es lo
que más te gusta: consolar a Nuestro Señor o convertir a los pecadores para que
las almas no vayan al infierno? “Si tuviera que elegir, preferiría
consolar
  a Nuestro Señor…”

 ¡Qué delicadeza de
alma y qué alto grado de contemplación en un niño tan pequeño!
   En una ocasión encontró una cuerda áspera,
comentando con ellas que podían ponérsela en la cintura para ofrecer esas
molestias. En un día festivo
  le
ofrecieron una refrescante bebida pero la rechazó. Lucia y Jacinta que
  sabían lo que le gustaba, le dijeron: “No has
bebido hidromiel”. “Cuando cogí el vaso –contestó- creí
  que era bueno hacer ese sacrificio para
consolar
  a Nuestra Señora”…Otro día  las dos videntes no encontraban a Francisco a
pesar de buscarlo por el
  bosque. Le
llaman a gritos y no obtienen respuesta. Al fin Lucia lo encuentra de rodillas,
con la cabeza inclinada hasta el suelo. “¿Hacías oración?”- le pregunta- ”Si.
Comencé a recitar la plegaria del
  ángel
y después me puse a pensar.”
  

Tenía 10 años ¡y sabía pensar! ¡Qué gran  lección para nuestros días!  ¿Piensan los niños, los jóvenes, los viejos,
los más viejos? ¿Se sabe descubrir
  el
sentido de la trascendencia en la persona, el significado de la eternidad, de
la inmortalidad?
  ¿Quién es Jesucristo?
¿La Redención? ¿La existencia del cielo y del infierno?
  La Virgen mostró a los tres pastorcitos el
infierno y el sufrimiento eterno
  de los
condenados.
  Y debido a la fuerte
impresión que recibieron,
  los niños
incrementaron sus oraciones y sus sacrificios.
   

 Y, resumiendo mucho,
Francisco, el niño que sabía pensar, enfermó gravemente de neumonía, se esforzaba
para evitar cometer cualquier detalle que pudiera disgustar a nuestra Señora,
por ejemplo, la mentira.
  Jacinta le hizo
sus últimas recomendaciones: “Da muchos recuerdos a Nuestro Señor y a la
Virgen…”
   Sus dos confidentes  pidieron a Francisco que cuando estuviese en
el Paraíso no las olvidara…y se despidieron con un: “¡Hasta el cielo…!”

Jacinta era una niña vivaracha,  le gustaba cantar y danzar.  Fue, junto con su prima Lucia, la que también
vio y oyó a Santa María. En sucesivas apariciones la Virgen les comunicó que su
hermano y ella morirían muy pronto, no así Lucia que tenía otra misión que
cumplir.
  Por eso no dudó,  en decirle a Francisco cuando  éste estaba a punto de morir: “Tú has de
decir a Nuestro
  Señor y a la Santísima
Virgen que yo sufriré todo cuanto quieran”. Y cumplió su palabra.
  Se cuenta que concedió  muchas gracias extraordinarias  a personas de su  pueblo y también a otras que se llegaban  a ella cuando estaba enferma.  Los médicos le habían diagnosticado una
pleuresía purulenta que le hacía sufrir mucho. Las curas eran muy dolorosas
pero
  sabe ofrecerlas por los
pecadores.
  También la Virgen le había
comunicado que moriría
  ”solita” en un
hospital y ella,
  tan sensible, no dejaba
de pensar en ello.
  Lucia la animaba :
“¿Qué puede importarte morir sola si vendrá a buscarte la Virgen?”.
  Siguió rezando el rosario y ofreciendo
multitud de sacrificios .

Finalmente fue internada en el Orfelinato de Nuestra Señora
de los Milagros,
  cuya directora era sor
Purificación Godinho.
   La  pequeña 
Jacinta la  llamaba  ”su madrina” y ésta supo aprovechar ese
título cariñoso recogiendo muchas
  frases
pronunciadas por
  la niña en sus últimos
días:

Escojo sólo  algunas:
“Si los hombres supieran lo que es la eternidad harían todo para cambiar de vida”.
   

 -“Muchos matrimonios no son
buenos, no gustan
  a Nuestro Señor  y no son de Dios”.     

 “Los pecados que arrojan más almas al infierno son los pecados de
impureza”.
       

 “Los
sacerdotes deben ser puros, muy puros”.

“La desobediencia de los sacerdotes a
sus superiores y al Santo

Padre, desagrada mucho a Nuestro Señor”.

“La confesión es el sacramento de la misericordia;  hay que acercarse  a ella con confianza y alegría.  Sin confesión no hay salvación”.

“Mi buena madrina, ¡rece mucho por los Gobiernos!  ¡Desgraciados los que persiguen la religión
de Nuestro Señor!
  

Pero ¿quién  te
enseñó
  todas estas cosas?  pregunta la madrina. ”La Santísima Virgen.
Algunas las he encontrado yo sola.
  ¡Me
gusta tanto pensar!

¡Cómo su hermano! Una niña con 9 años también sabe
pensar…Debe ser muy bueno pensar
  para
conocer
  la Verdad.

Con la  ceremonia de
la
  canonización efectuada en Fátima el
dia 13 de mayo pasado,
  el Papa Francisco
declaró santos a estos dos hermanos y ya
 
se les puede invocar en todo el mundo: santos  FRANCISCO Y JACINTA MARTO ¡Rogad por
nosotros!

La tiranía de las partidocracias en España.

Etiquetas


En las partidocracias del siglo XXI, que
controlan las sociedades de la globalización relativista por medio de las redes
de comunicación, de las finanzas mundiales y la idolátrica ideología de género
del Nuevo Orden Mundial de la Organización de Naciones Unidas(ONU), se odia y
persigue a la Verdad de Dios y del hombre, con la cual se santifica de
virtudes, de valores morales, el bien común de la Humanidad.

En este ambiguo mundo globalizado del siglo XXI,
y más en concreto en España, Europa y América, las anquilosadas ideologías de
los siglos XIX y XX, se han mutado en tiránicas partidocracias. La
partidocracia es la vuelta a la radicalización violenta y revolucionaria de las
anacrónicas ideologías, que así nacieron para luego disfrazarse de democracias
socialistas, comunistas o liberales. Hasta los nazis y fascistas, y también la
dictadura franquista, se autoproclamó, democracia, democracia orgánica.

Las democracias partidocráticas abundan tanto en
los partidos de las ideologías de izquierdas como de derechas, ahora,
reciclados en neosocialistas, neocomunistas, neoliberales o neonacionalistas.
En las partidocracias el poder se centra en la pleitesía a un líder
partidocrático cuya obsesión es alcanzarlo sea como sea, aunque para ello lo
haga con la destrucción y aniquilación del enemigo partidocrático.

Por nuestra desmembrada y descristianizada España(como
Europa), todos los líderes particráticos, se han formado durante cuarenta años
de democracia en torno a una común obsesión cainita: derribar al enemigo
político, sin tener en consideración que por encima de las ideologías
partidocráticas, se encuentra la sociedad española, a la cual deberían tener
como lo más principal y prioritario.

Los líderes partidocráticos repiten unas
consignas ya muy desgastadas porque se fabricaron varios siglos atrás.

La más baboseada es la del cambio, el cambio sin
cambiar, salvo al enemigo político que le había quitado antes el poder. Llegar
al poder por el poder, y no dejarlo para moldear a la sociedad a los postulados
del reaccionario programa de partido.

Otro epifonema repetido y manoseado desde el
siglo XVIII, es el del progreso de los progresistas-reformistas, que no ha
consistido sino en la destrucción calculada de los tesoros filosóficos y
religiosos de la milenaria tradición cristiana católica y grecorromana, para
reemplazarlos por la esclavitud de la igualdad, la libertad y la fraternidad
masónica del poder partidocrático, del partido retro-reformista.

Y otra consigna o epifonema, es la voluntad de
poder que provocó en el siglo XX dos guerras mundiales, y que nos ha metido en
la tercera guerra mundial del terror psicológico de la crisis mundial provocada
por el terrorismo directo, el islámico. La voluntad de poder en las partidocracias
es nihilista, el nihilismo del superhombre nazi, fascista, socialista,
comunista o neoliberal, reaparece en las legislaciones antivida y
mercantilistas neosocialdemócratas de las sociedades del bienestar,
incentivadas por los supremos líderes partidocráticos y sus entramados de poder.
Ahora en el siglo XXI, como tiempos atrás, la voluntad del poder del líder
partidocrático se impone y aniquila la voluntad de la identidad
histórico-cristiana-católica y de la soberanía única e indisoluble de la nación
española, del estado español, de la patria, España.

España es el clarividente ejemplo en lo que son
y serán las partidocracias: la tiranía mediático-política de la corrupción
política y social, la tiranía de la degradación cultural y espiritual, debido al
desprecio de los bienes morales dados por la ley natural que se encuentra en la
Declaración Universal de los Derechos
Humanos
(1948) y en la Doctrina
Social de la Iglesia Católica
, ley natural, ley moral, que nos da la Verdad
de Dios y del ser humano.

La caída de los dioses

Etiquetas


“No puedo pensar en ninguna
necesidad de la infancia tan fuerte como la necesidad de protección de un
padre”

Sigmund Freud

Médico neurólogo austriaco

 

 

Periódicamente
tenemos noticias de padres que matan a sus hijos. Nunca habrá causa que pueda
justificar el horror de una desnaturalización tan irracional, solo propia del
ser racional. Los animales matan por
instinto para subsistir, nosotros matamos porque pensamos.

No
tiene sentido destruir lo que uno mismo ha creado.

Con
frecuencia recibimos la triste noticia, de que un progenitor —como la izquierda
progre denomina ahora a los padres— ha asesinado a su hijo o hijos. Y lo
verdaderamente asombroso, es que la mayoría de las veces, no lo hace por odio a
los mismos, sino por hacer el daño más brutal y cruel que se pueda concebir, a
la que generalmente fue su pareja. Al otro progenitor.

Por
referirme solo a los casos más próximos y recientes, presuntamente y según el
resultado de las investigaciones de los cuerpos de seguridad del Estado, el
pasado mes de mayo, Marcos Javier Miras Montánez, fue detenido como presunto
autor del asesinato de Javier, su propio hijo de 11 años, quien «recibió un
golpe seco con una pala en la cabeza» y posteriormente «arrojó al niño a un
pequeño barranco quedando el cuerpo apoyado sobre un eucalipto».

Días
más tarde, un hombre de 44 años, fue detenido en la provincia de Cádiz, acusado
de haber dado muerte por asfixia a su bebé de ocho meses y haber asestado una
brutal paliza a su pareja embarazada, a consecuencia de la cual hubo
de ser ingresada en un hospital.

Hace
apenas unas horas, ha fallecido en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla, un
bebé de siete meses, que había sido ingresado con fracturas en el cráneo y en
las retinas, y moratones por todo el cuerpo —lo que se conoce como síndrome del
niño sacudido— lesiones que le hicieron entrar en coma, a consecuencia de las
cuales, los padres estaban siendo investigados por un presunto delito de malos
tratos en el ámbito familiar, calificación que tras la muerte del bebé
probablemente será modificada.

Me
pregunto, ¿Qué le tiene que pasar por la cabeza a una persona para ejercer tan
brutal crueldad sobre un diminuto ser inocente y absolutamente indefenso?

Tener
un hijo, no le hace a uno padre, al igual que tener una batuta, no le hace a
uno director de orquesta. La paternidad, es algo mucho más trascendente que la
consecuencia de la unión de un espermatozoide con un óvulo; es un sentimiento
que nace de lo más profundo de nosotros mismos; es una vocación de entrega
incondicional; una permanente prueba de amor sin límites.

La
gran sabiduría de la infancia nos permite sentir todo en lo más profundo de
nuestro ser, aun cuando no alcancemos todavía a comprenderlo. El día que ya somos
capaces de interpretar lo acontecido en nuestra niñez, las cicatrices que surcarán
nuestra alma, serán ya excesivamente profundas. Marcarán para siempre nuestra
existencia.

Dicen
que la infancia es una etapa maravillosa en la que no hay pasado ni futuro;
sólo un presente que se mira con inocencia e ilusión.

No
es cierto.

La niñez,
siempre es incomparable, no tiene punto de referencia con ninguna otra etapa de
nuestra vida, podrá haber sido feliz, gris o infortunada, pero sea cual fuere
como haya quedado almacenada en las profundidades de nuestro inconsciente, ningún
ser humano es capaz de recuperarse de ella. Cuando menos lo esperemos, de la
bruma de nuestros recuerdos, como ladrón agazapado en espera de su oportunidad,
asaltarán nuestra memoria imágenes y recuerdos, que sin saberlo, han condicionado
nuestro presente. Imágenes y recuerdos de lo que pudo ser y no fue; de lo que
pudiendo haber sido, nunca será ya.

La
infancia debería ser la más bella de todas las estaciones de la vida, pero pobres
los niños que se ven obligados a sufrir las consecuencias de los naufragios de
los mayores.

Con
idealista desconocimiento se enarbola el mito de la «infancia dorada y feliz»,
en la que se asume que cualquier cosa es una maravilla. Contemplando a un niño
correr alborozado tras aquello que ha despertado su ilusión y deseo, o
manifestando su alegría con sus manos abiertas y sus brazos en alto por haber
hecho realidad sus sueños, pensamos que nada hay más bello que disfrutar de la
vida a través de sus ojos.

Sin
embargo, aquello no deja de ser más que el mundo mágico forjado por la mente
del niño. La realidad es que en la conmoción que sufre al pasar del sosegado
reposo del claustro materno al agresivo mundo exterior, el niño se siente solo
e indefenso, intuye su necesidad de protección y por ello, con su manita, en la
que cabe todo un universo, se agarra casi con desesperación al pecho de la
madre, cuando de él está recibiendo la vida. Su cabecita busca refugio al
apoyarse sobre el hombro de quien le sostiene, mientras con su otro brazo rodea
su cuello porque solo así se siente seguro.

El
niño no sabe comunicarse con el mundo que le rodea. Un universo desconocido
para él que ni concibe ni entiende. Su único medio de expresión es el llanto. El
necesita y espera que le adivinen, y cuando esto no ocurre, siente miedo y
desesperación. En su minúscula cabecita y en su pequeño corazón, experimenta la
infinita tristeza de la desesperanza y la soledad.

Él
no sabe quiénes son; desconoce cualquier tipo de reglas y organización, pero
reconoce a quienes están cerca de él, quienes le alimentan y le cuidan, aunque
no sepa lo que nada de ello significa. Sin embargo, presiente que junto a esas
imágenes son con las que se siente a gusto, protegido y seguro. Para su virginal
inocencia, son sus dioses protectores junto a los que se siente inmortal e
invulnerable.

Pero
cuando inexplicablemente para él, no es atendido, no es protegido, se hunde y
desalienta. Se siente solo y perdido. Porque intuye que el peligro y la muerte
lo acechan en lo más profundo de esa soledad.

¿Qué
siente ese niño de 11 años que ve como su padre, el que hasta ese momento había
sido su héroe, el espejo en el que se miraba, le golpea en la cabeza hasta
matarle? ¿Por qué? Su estupor bloquea su pequeño entendimiento, el pánico le
paraliza mientras su dios se desmorona como castillo de arena.

¿Qué
negritud y soledad infinita invade al bebé de 8 meses durante los 20 segundos
que dura su agonía, mientras aquella figura en la que el confiaba le impide
respirar hasta segarle la vida que él mismo le transmitió?

¿Qué
pánico? ¿Qué terror cósmico? ¿Qué indefensión eterna aterroriza al niño que es
torturado sistemáticamente por sus padres hasta entrar en un coma irreversible
que le arrancará la vida?

Dice
Antonio Gala, que: “Si la soledad
manchara, no habría suficiente agua en el mundo para lavar a un niño”.

Corrupción y despilfarro

Etiquetas


No sé si la corrupción está
comprobada de forma indubitable pues los procesos más ruidosos que se inician
con actuaciones de desconocidos investigadores, amparados en unas determinadas
siglas, al cabo del tiempo, de años de muchos años, resultan para los
tribunales inconsistentes, viciados de las más elementales garantías
procesales.

Cualquier procedimiento que se
declara secreto, de inmediato es filtrado a los medios de comunicación y a los
investigados, imputados, o como quiera que se les llame, se les impone la
extrajudicial pena de telediario, su nombre es vilipendiado hasta la saciedad y
cuando sale la sentencia todo se disuelve como un azucarillo, menos el sufrimiento
de los afectados.

No recuerdo haber visto que se
castigue a los investigadores que alentaron procedimientos fraudulentos, ni a
los filtradores de los procesos, ni a los que se beneficiaron políticamente de
la ruina moral, profesional y económica de los ciudadanos que sufrieron y
sufren los desmanes de unos poderes sin control ni responsabilidad.

Lo que no necesita ninguna
investigación, pues está a la vista, es el despilfarro de las distintas
administraciones, que siempre acabamos pagando los sufridos ciudadanos.
¡Cuántas obras faraónicas a mayor gloria de capitostes y partidos políticos,
que eran perfectamente prescindibles! Como he dicho más de una vez primero se
hacen las obras y luego se piensan. Nada de estudios serios de la viabilidad de
ningún proyecto.

En mi ciudad llevamos una década
de obras para un metropolitano innecesario cuya inauguración se va aplazando
y  cuyo costo para el usuario, si llega a
ponerse en servicio, será mucho más caro que los autobuses. Estoy seguro que el
trenecito turístico que recorre la ciudad resulta rentable para su empresa
mientras que el metropolitano será una ruina.

Pero ¿quién se preocupa del bien
común? ¿Qué es eso del bien común? El estado autonómico que padecemos es
ruinoso con tantos parlamentarios, consejeros, altos cargos y prebendas para el
partido que gana las elecciones. Se habla de la reforma de la Constitución de
forma evanescente porque la mejor reforma sería terminar con las ruinosas
autonomías, pero ¿cómo van a renunciar los políticos al amplio y bien surtido
pesebre del que disfrutan?

Quizás los ciudadanos tendríamos
que dejar de votarles para hacerles saber que si no trabajan por el bien común no
nos representan. Ya sé que esto no daría resultado. Quizás podríamos pedir que
ningún político pudiera cobrar su substancioso sueldo mientras que la comunidad
autónoma, diputación o ayuntamiento deba un solo euro. El despilfarro de la
mala administración que repercuta sobre los administradores, lo mismo que si
una empresa va mal es el empresario quien pierde su dinero.

El partido gobernante tiene la
virtud de aguantar como un buzo bajo agua, pero sin resolver ningún problema.
La economía de la que se ufana ¿mejora por su acción o simplemente porque
estamos en una coyuntura favorable?

Del partido socialista, salvo su
obsesión de desalojar a Rajoy de la Moncloa, desconocemos su programa, si es
que lo tiene, aunque ello tampoco sería suficiente pues el PP tenía uno y se
olvidó de aplicarlo cuando pudo hacerlo. De los partidos emergentes, el que
capitaliza el odio, su influencia sería nefasta y el que se dice abanderado en
la lucha contra la corrupción, quisiera saber cómo consiguió dar el salto a la
política nacional, mientras que UPyD se hundía por falta de financiación.

Un debate casi taurino

Etiquetas

Después de casi veinte años de ejercer como parlamentario
nacional y europeo, tengo que confesar que me ha sorprendido, por novedoso,
este nuevo formato de una moción de censura con tres protagonistas. Dos de
ellos/as, Irene y Pablo, dividiéndose teóricamente los papeles en busca de una
alternativa mediática que les sirviera de altavoz callejero a sus tediosos y
repetitivos discursos que se han centrado exclusivamente en la corrupción,
mientras buscaban persistentemente el tendido
  
del 15M en un hemiciclo que languidecía aburrido y pacífico.

En la primera sesión, Mariano Rajoy ejerció de catedrático
taurino socarrón templando a sus dos oponentes/tas y sin esforzarse mucho,
sorteando con frialdad alguna embestida peligrosa de Montero y despachando con
naturales bien entrelazados a un Iglesias descentrado que buscaba las tablas de
Pedro Sánchez. Lo inesperado fue que una diputada canaria, Ana Oramas, fuese la
llamada a darle la estocada de muerte al desnortado presidenciable Pablo
Iglesias que sucumbió ante el verbo sutil e hiriente de una mujer que sin
despeinarse ni amedrentarse le tildo de “machista” y de hacer de la moción de
censura un montaje más propio de un
 
plató televisivo que de un debate riguroso y serio como se merece el Sancta
Sanctórum de la soberanía popular.

Las banderillas, las cogidas, el griterío y los
almohadillazos se disfrutaron al día siguiente con los tres espadas de la
segunda sesión Rivera, Abalos y Hernando. Rivera se desmelenó con el candidato,
su pose suarista le obligaba ya a una equidistancia con la izquierda rupturista
y catastrofista y el compromiso de los presupuestos le arrastraba
inexorablemente a una posición de no agresividad
  con una derecha vilipendiada y criminalizada
por el frustrado presidenciable; sus aparentes amoríos (políticos) de antaño
con Iglesias se han tornado en un divorcio exprés que parece irreconciliable.

Abalos se estrenaba en la plaza. Con unas ciertas dosis de
seguridad y aplomo siguió el guión que su nuevo jefe de filas Sánchez le había
trazado: El Partido Popular ha sido la bestia que ha arruinado España. A sus
pecados de corrupción que debe expiar en los más profundo del averno le
espetaba insistentemente en ser el causante de las desigualdades, de la pobreza
y de la precariedad laboral de esta nuestra querida España…, claro que en el
guión que le pasó Sánchez, le ocultó que todo esa dramática crisis fue el
legado que el gobierno socialista de Zapatero nos dejó a los españoles y que
hoy nuestros socios de la UE e incluso otros organismos internacionales, dicen
que estamos ya en la buena senda de la recuperación.

Después de estas estocadas en hueso al gobierno de Mariano
Rajoy sonrió
  abiertamente a Iglesias, le
ofreció árnica y la posibilidad de un idilio con el candidato derrotado en la
búsqueda de compañeros/as que se unieran en la aventura de nacionalizar
Cataluña desde una nación que no es nacionalidad pero que se adorna de una
cultura nacional, es un trabajo de investigación arduo pero que a lo mejor con
tan ilustres intelectuales constitucionalistas encuentran la fórmula magistral
para que desde el diálogo y el consenso por fin Sánchez e Iglesias hagan de
Cataluña la madre patria de los secesionistas.

Hernando decididamente entró a matar, era ya la hora, los
avisos estaban agotados y había que culminar la faena. Tantos insultos, tantas
difamaciones y tantas amenazas al más puro estilo republicanista de aquellas
Cortes prebélicas de los años treinta, habían retenido con silencio y paciencia
las respuestas que la bancada popular demandaba a tanto improperio.

Rafa Hernando, amigo y conocido desde hace años, no es un
primer espada sagaz y brillante pero es un portavoz con experiencia
parlamentaria que debe jugar los papeles que se le encomiendan y en esta
ocasión era el de dar cumplida respuesta a un demagogo insultador, como
Iglesias,
  que desde la tribuna del
Congreso criminalizó al Partido Popular y con ello a todos los dirigentes,
militantes y votantes que sostienen y forman parte del mismo.

Su contundente respuesta sacando las vergüenzas de quienes
se ciegan de soberbia acusadora sin mirarse al espejo, era la esperada no solo
por la mayoría del grupo parlamentario popular sino también por millones de
votantes y simpatizantes que nos sentimos insultantemente tratados por un
candidato afortunadamente frustrado y rechazado.

La otra crisis: Condenados donantes

Etiquetas

 El Gobierno valenciano anda preocupado por el lenguaje sexista que se
utiliza en sus centros hospitalarios y por eso ha editado una guía para
que el personal sanitario caiga en la cuenta de que no todo es atender
bien a los pacientes, sino que lo más importante es hablar con
corrección de género.

    Está claro que más de uno, y de una, afirmará que no, que la Consejería
de Sanidad sí que se preocupa de las personas “enfermas” del estado de
buena esperanza y de evitar “trastornos” extras a sus pacientes
embarazadas. Y es que acaban de ampliar la red de hospitales públicos
que practican abortos de forma gratuita a todas aquellas mujeres; ¿y
hombres?; que hayan decidido poner punto y final a su embarazo; es
decir, de interrumpir su embarazo… para siempre.

    Y la cosa no queda ahí, pues al mismo tiempo que se preocupa de
“normalizar” el aborto de las embarazadas, desea impulsar la donación de
sangre de cordón umbilical. ¿Pero de qué va la consejera valenciana de
sanidad, la señora Carmen Montón? ¿Pretende acaso sacar provecho
“sanitario” de los miles de abortos que se practican en los hospitales
valencianos? ¡Qué vergüenza y qué repulsión! ¡Ya está bien de querer
convertir a los médicos en deplorables carniceros! ¡Ya está bien!

CORPUS CHRISTI

Etiquetas


CAMINEO.INFO.-

DEUTERONOMIO 8, 2-3. 14b-16a
Salmo 147, 12-13. 14-15. 19-20

CORINTIOS 10, 16-17

JUAN 6, 51-58


Si abrimos la tele y vemos un anuncio de un alimento

que da la vida eterna

que te permite vivir siempre

que te permite resucitar

que hace la vida más autentica

y que hace que Dios esté en ti.

dudaríamos de que este
alimento existiera, pensaríamos: se han pasado con la publicidad del producto…
Pero, si quien dice todo esto es Jesús y no lo dice en la tele sino, en el evangelio,
entonces, ya no podemos dudar… es cien por cien cierto.

 

Cito ocho frases que
Jesús nos dice hoy a nosotros sobre los efectos de comer el pan de la eucaristía:
“vivirá para siempre”, “por la vida del mundo”, “tenéis vida en vosotros”, “tiene vida eterna”, yo lo resucitaré en el último día”, “habita en mí y yo en él”, “vivirá por mí”, “vivirá para siempre”.

 

¡¡Qué pasada la eucaristía!!
¡Qué don! ¡¡Qué regalo! Pero, en este anuncio de Jesús de este producto fantástico,
falta una cosa… “este alimento sólo funciona cuando hay una fe activada”.

Es un alimento curioso,
sólo te alimenta, sólo provoca todo esto que dice Jesús si crees que es
posible, si lo esperas, si tienes fe,…

 

Los otros alimentos no
piden fe, te lo comes y ya está… este alimento pide la fe… y cuanta más fe,
más nos alimenta…

 

Constantemente hemos
de hacer nuestra, aquella oración de los discípulos: “¡danos más fe!”. Tenemos poca fe, la fe mueve montañas y yo no veo
ninguna montaña que se mueva… La fe hace que cosas imposibles sean posibles,
como que Pedro anda sobre  el agua…

 

Siempre hemos de pedir
más fe, y en la solemnidad de hoy, nos hace falta pedir más fe en su presencia…

 

“La prueba del algodón”
de nuestra fe en la presencia de Jesucristo, del Hijo unigénito, en el pan de la
eucaristía es una pregunta: ¿Cuántas veces has agradecido su presencia en el pan
de la eucaristía? Aquí tienes tu fe…

 

Cuando crees que te han
hecho un gran regalo, lo agradeces… si no crees que hay regalo, no lo agradeces…

 

Imagínate que llegas a
casa y tu marido/mujer/hijos/nietos te regalan un viaje, la vuelta al mundo, un
mes dando la vuelta al mundo… qué gran regalo… les das las gracias cuarenta
veces…

 

¿Cuántas veces has agradecido
la presencia de Dios, del Señor, en el pan de la eucaristía? Aquí tienes  tu fe…

 

“Es que se me ha olvidado
hacerlo…” ¡No! Es que tienes una fe dormida, una fe no activada en su
presencia. Y, por esto, este alimento tan potente no funciona, porque pide la
fe. Es condición sine qua non. La fe
viva y activada es una condición sin la cual el pan de la eucaristía no produce
todo aquello que nos decía Jesús en el evangelio.

 

¡¡Dios presente en un
trocito de pan!! , ¡¡¡qué cosa tan grande!!! Y, a veces, por poca fe, o fe
adormecida, vivida con tanta frialdad, como un mero cumplimiento… Venimos a cumplir…

 

Si queremos un
cristianismo más alegre, pidamos fe eucarística.

Si queremos más fuerza
para evangelizar, pidamos fe eucarística.

La vida cristiana nace
de la eucaristía vivida con fe viva y activada, no en modo stand by.

 

Siguiendo con el ejemplo
del anuncio de la tele… dice San Agustín: Cuando se come a Cristo, se come la vida”.
Buena frase publicitaria… Que el Señor haga crecer en nosotros la fe
eucarística.

 

 

 

La otra crisis: Manipulación progresista de la realidad

Etiquetas

El gobierno tripartito valenciano sigue erre que erre en su afán de
transformar la vida y costumbres de sus ciudadanos. No acepta que la
realidad es otra, que ninguno de ellos ganó en las últimas elecciones
autonómicas, y retuerce a su antojo el principio de subsidiaridad. Dicen
los progresistas que la iniciativa privada ha de llegar sólo donde no
alcance el actuar de las instituciones públicas, cuando es justo al
revés. La persona es anterior a la invención del Estado, y éste está al
servicio de sus ciudadanos y no al contrario. Las instituciones públicas
han de fomentar la iniciativa privada y cubrir aquellos campos donde
ésta no alcance. Nadie sabe mejor qué le conviene que uno mismo
aconsejado por los suyos, por su familia y amigos.

    El consejero de Educación, el maestro Marzá, ha decidido eliminar
algunos conciertos educativos en aulas de Bachillerato, que tenían
alumnado de sobra, por motivos ideológicos y para rellenar las aulas
vacías de los institutos públicos. Impone su criterio en contra de la
voluntad de las familias, ajeno a una realidad que desea cambiar por la
fuerza de su ley.

    Y ahí no va a quedar la cosa, pues aquí en Valencia se va a debatir, a
propuesta del sindicato “progresista” STEPV, desligar las vacaciones
escolares de las fiestas religiosas. Quieren hacernos creer que la culpa
del fracaso escolar la tienen las vacaciones de Navidad o de Pascua y
los días festivos de San José, la Virgen del Pilar, la Inmaculada y la
patrona del pueblo. Sí, quieren hacernos creer que una semana de
vacaciones cada dos meses, el pasar de tres a cinco evaluaciones, es la
solución que los valencianos necesitamos para ser un referente educativo
en el mundo entero.

    Los “progresistas” de nuevo cuño pretenden crear una nueva realidad que
se amolde a su pensamiento sectario a base de decretos legislativos
dictatoriales. Es por eso que con ellos no cabe el diálogo, no se puede
negociar con personas que se creen en posesión de la verdad absoluta, y
no hay otra más que echarlos del poder en las próximas elecciones
autonómicas. ¿Votando al Partido Popular para que saque mayoría absoluta
de nuevo? Pues casi no, pues el PP ha demostrado que es incapaz de
llevarle la contraria a los progresistas y derogar las leyes ideológicas
de Zapatero, que siguen y seguirán vigentes mientras no aparezca algún
partido político amante de la verdad y de la libertad.

El Arzobispo preside este miércoles el VIII Encuentro de Jubilados y Mayores de Valencia con la Mare de Déu

Etiquetas

CAMINEO.INFO.- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, presidirá este miércoles 7 de junio en la Catedral de Valencia el VIII Encuentro de los Mayores de Valencia con la Mare de Déu dels Desamparats, que ha organizado la delegación para la Pastoral de Enfermos y Mayores.

La imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados será colocada en el altar mayor de la Seo, donde a las 18 horas tendrá lugar una eucaristía, que será oficiada por el Arzobispo y concelebrada por numerosos sacerdotes.

“Es una gran jornada festiva y de alegría, en la que nos reunimos en torno a la Mare de Déu para pedirle su amparo maternal, pedirle que nos alivie en nuestros dolores y en nuestros sufrimientos, en nuestras enfermedades y dolencias y que nos consuele en nuestra soledad”. Pero, sobre todo, “agradecerle- ante todo- el don de la vida y de la fe y, especialmente, el don de sentirnos profundamente amados por Ella y por su Hijo, Jesucristo nuestro Señor”.
 
Al igual que en anteriores ediciones, “diversas parroquias y residencias han fletado autobuses para asistir al Encuentro”, en el que también participarán centros de jubilados y pensionistas.
 
Asimismo, está prevista la asistencia de numerosas personas mayores del movimiento de apostolado Vida Ascendente y representantes de residencias de ancianos de Lares Comunidad Valenciana, Hermanitas de los Ancianos Desamparados e Hijas de la Caridad y otras órdenes religiosas.

Fin de curso de Vida Ascendente

Precisamente, el movimiento de apostolado seglar de personas jubiladas y mayores de la diócesis “Vida Ascendente” celebrará este miércoles también su fin de curso con una conferencia en la Facultad de Teología de Valencia y una comida de hermandad.

La ponencia, que llevará por título “Espiritualidad de Vida Ascendente: tres miradas el ayer, hoy y mañana”, será pronunciada a las 12 horas por Juan Antonio Castañeda, consiliario del movimiento en Ciudad Real y unos de los fundadores de “Vida Ascendente” en España.

Por la tarde, todos acudirán a la Catedral para participar del VIII Encuentro de los Mayores con la Mare de Déu.

“Vida Ascendente” “se ocupa de todo lo relacionado con la atención pastoral de los mayores, a la vez que les impulsa, como personas muy activas que son, a la acción evangelizadora de la Iglesia, transmitiendo la alegría de la fe y la amorosa misericordia de Dios a todos los hombres”.

El movimiento diocesano, que fue erigido en 1989 en Valencia por el entonces Arzobispo, monseñor Miguel Roca, “está organizado en grupos de unas 15 personas que se reúnen semanalmente en las parroquias para profundizar y perfeccionar su fe a través de una formación continua y por medio de encuentros, conferencias y cursos de pastoral”, ha explicado.